martes, 3 de julio de 2007

EL VERANO YA LLEGÓ

Por fin ha vuelto el ADSL. Y con él, el calor. Y aún llegará más, dicen. Los vientos saharianos, que saltan el estrecho sin necesidad de patera.

En fin, es lo propio. Así es esta estación, que esperamos todo el año prometiéndonos hacer que sé yo cuantas cosas. Pero al final, se nos pasa el día sin sentir.

Hay que aprovechar la mañana para dar esa manita de pintura que el comedor pide a gritos. Por la tarde, la solanera aplastante no nos deja hacer más que echarnos largas siestas, plagadas de sueños extraños. Y las noches son tan hermosas que sería un pecado encerrarse en casa.

Con este tiempo, el único capaz de inspirarse es el ínclito Georgie Dann. Y los únicos versos capaces de emocionarnos, los que acompañan las melodías pegajosas del Kasaschov, del Chiringuito o de la Barbacue.

Por suerte o por desgracia, el Rey del Verano ha desaparecido en la nebulosa del tiempo. Pero como la vida siempre se renueva y el espectáculo debe continuar, no ha de faltarnos un joven Arturo que intente sacar la espada de la piedra y regalarnos los oídos con una nueva canción del verano:

2 comentarios:

Fran dijo...

En verano siempre pasa lo mismo, como bien dices. No cabe duda de que todos intentamos hacer algo diferente; yo no sé si será cosa del calor o qué pero al final nada de nada. Qué razón tienes.
Por cierto, me he mudado, ahora estoy en http://francisco-garcia.blogspot.com, por si pudiera interesarte.
Y muchas gracias por el apoyo con el tema de mi padre, gracias.
Un saludo.

kasi_siempre dijo...

Friiiida!!
¿Qué rayos he hecho en mi blog que te he borrado de favoritos? Ahora mismo te agrego, faltaría más!
Como voy explicando por ésta cosa del ciberespacio, ahora en verano dispongo de menos oportunidades para andar por erstos lares -no tengo ADSL casero en el pueblo al que me traslado-, pero intentaré hacer lo posible para no demorarme tanto en las visitas como esta última vez. En cuanto al tema veraniego que apuntas en tu entrada... lo que más, lo que más mola, son las terracitas y disfrutar de la noche, de sus sonidos, de sus olores... Tienen algo especial las noches de estío ¿no crees?
Beso grande, guapa!